La respiración oral o bucal ¿es mala? 

La respiración oral o bucal ¿es mala? 

Respiración oral para niños y adultos

Luz “Mi hijo respira por la boca y otras veces por la nariz, por las noches presenta ronquidos y crisis alérgicas de manera regular ¿Esto tendrá alguna consecuencia?”.

En la respiración nasal el aire ingresa a nuestro cuerpo a través de la nariz. Este tipo de respiración  produce una presión negativa entre la lengua y el paladar duro, favoreciendo el desarrollo adecuado del paladar duro.

Mientras que la respiración oral, el aire ingresa al cuerpo  a través de la cavidad oral. En este tipo de respiración no se genera la presión negativa entre la lengua y el paladar duro. La lengua en una posición baja propicia un desarrollo inadecuado del paladar duro.

Las causas de la respiración oral puede ser a nivel estructural o por  mal hábito. Si es estructural por la presencia de obstrucción nasal: por factores anatómicos, malformaciones congénitas, inflamaciones, infecciones, neoplasias, etc.

Es importante la derivación al ORL para la evaluación, diagnóstico y tratamiento. Mientras que la respiración oral por mal hábito el paciente ya no presenta  alteraciones anatómicas sin embargo, persisten la RO (respiración oral) y las posturas inadecuadas de labios, lengua, en general del cuerpo. Es importante el tratamiento de un especialista en Motricidad Orofacial para la evaluación, diagnóstico, tratamiento y prevención.

 

¿Qué es la respiración oral?

La respiración es el intercambio de gases que se produce entre el cuerpo y el exterior, se desarrolla en nuestros pulmones, cambiando oxígeno por dióxido de carbono.

La cavidad oral  es la parte interna de la nariz tiene dos orificios (narinas), un tabique nasal y tres cornetes recubierta por la membrana mucosa. Esta membrana permite que la nariz se mantenga húmeda, además tiene filamentos que filtran el aire que se respira. Estos filamentos bloquean el ingreso de suciedad y polvo a los pulmones.

La respiración oral  el conjunto de signos y síntomas ante la alteración de la correcta función nasorespiratoria. La principal característica es que la persona no respira por la nariz sino que lo hace por la boca o de forma mixta (nariz y boca).

Este síndrome oral no es en si mismo una enfermedad, sino que se puede deber a un conjunto de alteraciones que son las que provocan la disfunción respiratoria.

 

Causas por las cuales se puede presentar

A. Problema a nivel estructural o anatómico

  • Adenoides o amígdalas hipertróficas (de mayor tamaño)
  • Tabique desviado
  • Malformación de las fosas nasales
  • Malformaciones congénitas, inflamaciones, infecciones, neoplasias, etc.

B. Mal hábito a la hora de respirar o porque sufre de alergias constantes

Crean el mal hábito de respirar por la boca. En este caso el paciente no presenta alteraciones  alteraciones anatómicas sin embargo, persisten la RO (respiración oral) y las posturas inadecuadas de labios, lengua en general del cuerpo.

 

Consecuencias de la respiración oral

  • Interferencias en el crecimiento con modificaciones esqueléticas y dentarias.
  • Problemas posturales (cifosis dorsal y lordosis lumbar, cabeza anteriorizada, hombros rotados, entre otros).
  • Mal funcionamiento de los órganos fonoarticulatorios (paladar alto).
  • Infecciones de la vías aéreas superiores.
  • Disturbios de aprendizaje.
  • Alteraciones de las funciones estomatognáticas de masticación, deglución y habla.
  • Afectación sobre la calidad de vida.

¿Por qué la respiración oral afecta la anatomía?

Cuando una persona no puede respirar por la nariz sustituye la respiración nasal por la bucal, desequilibrando todo el sistema maxilo faringo bucal y con ello, si la respiración por la boca persiste, todo el organismo.

  1. Al tener una persona la boca abierta para respirar, la mandíbula cambia el sistema de palanca y las fuerzas se desplazan, pues cambia los puntos de apoyo. Este desequilibrio es compensado por cambios en la postura de la cabeza con respecto  con respecto al cuerpo. La cabeza se adelanta al cuello y en general a la columna.
  2. Cuando la persona abre la boca para respirar la lengua se coloca en oposición baja por dos motivos:
  • Para dejar la vía libre a la entrada de aire, ya que el organismo prioriza funciones vitales; como lo es la respiración.
  • El peso del aire la hace descender aun más.

Esta posición baja de la lengua afecta de manera directa el desarrollo de los siguientes órganos:

  • La maxila (Hueso superior a la mandíbula) y la mandíbula: El estímulo lingual necesario para el desarrollo de la maxila y la mandíbula desaparece, creciendo estos en sentido vertical y no en sentido anteroposterior y transversal. Creando una cara con predominancia vertical, además se presentará un desarrollo vertical del maxilar, con una disminución del espacio disponible para los dientes permanentes, por lo que tendremos apiñamiento y por ende protrucción lingual.
  • El paladar: por la anatomía que comienza a tomar el maxilar, el paladar comienza también a formarse de manera vertical produciendo lo que se conoce como paladar ojival.
  • El sistema muscular se verá seriamente afectado. Al comienzo por la perdida del tono y fuerza; ya que al estar la persona todo el tiempo con la boca abierta no realiza lo que se conoce como sello labial y eso disminuye el tono y la fuerza de los labios.
  • La lengua al estar en posición baja también pierde su fuerza y se vuelve flácida. Esta perdida de tono y fuerza afecta las praxis (movimientos) que se pueden realizar con todo) que se pueden realizar con todos los órganos fonoarticuladores, por ejemplo: “Hacer la boquita de pescado”, tirar un beso, etc.

 

¿Por qué la respiración oral afecta la alimentación y deglución y por ende la audición?

Cuando la respiración es nasal durante la masticación de los alimentos y su posterior deglución la boca permanece cerrada. Los músculos encargados levantan la úvula (campanila) y al contraerse dilatan las trompas de Eustaquio (órgano que forma parte del oído medio) para que entre el aire y las presiones se equilibran.

Esto ocurre en el momento de la deglución. Y así el aire de las fosas nasales no puede atravesar la orofaringe (parte superior de la faringe), pues tiene cerrado el paso por la úvula: y como las trompas de Eustaquio tienen abierto el paso. El aire sigue su camino hacia el oído medio aireándolo y ventilándolo. La integridad de este mecanismo depende de dos vías, que son la respiración nasal y la deglución normal.

 La persona con respiración bucal come combinando ambas vías y comparte ambas vías produciendo que los alimentos sean rápida e incompletamente masticados, ya que la función respiratoria es de supervivencia y esto hace que la función de alimentación/ deglución se realice de manera incompleta.

Esto trae como consecuencia que el trabajo que debe realizar el estomago sea mayor en un respirador oral, pues los alimentos tuvieron un contacto escaso con la saliva y esto trae problemas como la gastritis, colitis, etc.

Por otro lado esta deglución incompleta produce un mal sello de la úvula (campanilla) y no se da la apertura de la trompa de Eustaquio produciendo desequilibrio de presiones y esta falta de equilibrio provoca que los tímpanos colapsen, crea “líquido” en el oído medio y la disminución de la función de la trompa de Eustaquio; trayéndole al niño muchas otitis (infecciones) y la pérdida auditiva.

Las perdidas auditivas y las infecciones constantes acarrean problemas en la comprensión del lenguaje y en la comunicación además de impedir que el niño se desenvuelva de manera correcta en su entorno.

 

Tratamiento para la respiración oral

El tratamiento para un respirador oral  puede ser orgánica (estructural) por el ORL o funcional (mal hábito) realizada por el especialista en la terapia de Motricidad Orofacial.

Se debe realizar un examen clínico y examen funcional para reconocer y determinar las causas de la RO, hacer la derivación oportuna y determinar la ruta correcta para realizar las correcciones donde evaluamos la postura corporal, medidas faciales, estructuras de dientes, labios, paladar y lengua, además del tipo y modo de respiración. Contáctanos para ayudarte a recuperar tu salud oral.

 

Sobre el autor

Equipo profesional de terapia de Lenguaje y habla en Perú. Brindamos terapia de habla, lenguaje, motricidad orofacial y tartamudez.

Lucia Mendez B. Especialista en lenguaje, habla y tartamudez.

  Fuentes empleadas

  • De Menezes, Valdenice Aparecida (2009). Síndrome de Respiración Oral: Alteraciones Clínica y Comportamentales. Archivos en Odontología, Volumen 45, N° 03, Julio- setiempbre, 160- 165.
  • Hennig T. R. (2009) Deglución en respiradores orales y nasales: Evaluación Clínica fonoaudiológica y electromiográfica.
  • IQ, M., Justino, H. (2012). Terapia fonoaudiológica en motricidad orofacial. Sao Paulo: Pulso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En qué puedo ayudarte?